Trauma pediátrico
Novedades

Trauma pediátrico.

Autor: Sonia Somoza Varela.

INTRODUCCION

     Se considera un paciente pediátrico politraumatizado a aquel cuyas lesiones involucran dos o más órganos o uno o más sistemas. Dentro de éstos se incluye la esfera psíquica.

     Se puede considerar el accidente de tráfico como la causa más frecuente de politraumatismo y mortalidad infantil. Los accidentes en general son la primera causa de muerte entre el año y los dieciocho años de vida.

     La mortalidad sigue una distribución trimodal :

PECULIARIDADES DEL NIÑO

HIPOTERMIA- HIPOXIA- HIPOVOLEMIA................DAÑO DEL S.N.C.

VIA AEREA Y COLUMNA CERVICAL

CARACTERISTICAS ANATOMICAS.

     La vía aérea del niño es más pequeña, la lengua es más grande con relación al maxilar, las amígdalas son hipertróficas, la faringe más alta, la laringe más alta y anterior, las cuerdas vocales más cortas y cóncavas, el ángulo entre epiglotis y cuerdas vocales más agudo en lactantes y niños, la tráquea es muy variable en calibre y longitud según la edad, los cartílagos traqueales están en proceso de maduración. Por ello no podemos hiperextender el cuello pues podríamos colapsar parcialmente la vía aérea.

     Hasta los ocho años, la zona más estrecha de la vía aérea es a nivel del cartílago cricoides, por debajo de las cuerdas vocales, y por ello a estas edades utilizaremos tubos no balonados.

EVALUACION INICIAL Y MANEJO DE LA VIA AEREA.

MANIOBRAS DE APERTURA Y ESTABILIZACION DE LA VIA AEREA.

VENTILACION

CIRCULACION

     El volumen sanguíneo de los niños se calcula de la siguiente forma :

DIAGNOSTICO DEL SHOCK.

EVALUACION NEUROLOGICA INICIAL

     Incluye la valoración de dos parámetros :

EVALUACION NEUROLOGICA SECUNDARIAO MINIEXAMEN NEUROLOGICO (MEN).

     Incluye la valoración de tres parámetros :

EXOSICION Y CONTROL AMBIENTAL.

     Consiste en la exposición del cuerpo del niño para hacer un examen rápido y superficial de las lesiones que no deben demorar su tratamiento hasta el 2º examen físico con control de la hipotermia que hace al niño más refractario al tratamiento y afecta a su S.N.C.

SEGUNDO EXAMEN FISICO Y TRIAGE.

     Consiste en un valoración más exhaustiva de cabeza a extremidades y la estimación del ITP cuya escala puede tener valores de –6 a 12.

     Un ITP menor de 8 conlleva una mayor mortalidad. Éstos pacientes deben ser trasladados a un hospital que disponga de unidad de cirugía pediátrica.

TRAUMATISMO CRANEOENCEFALICO

     El tratamiento irá encaminado por tanto, a fomentar normovolemia evitando valores de PAS menores de 90 para no disminuir la presión de perfusión cerebral; mantener cifras de presión de oxígeno superiores a 100 y de dióxido de carbono inferiores a 35.

TRAUMATISMO RAQUIMEDULAR

     Todo niño que ha sufrido un traumatismo debe considerarse portador de una lesión de columna vertebral o médula espinal mientras no se demuestre lo contrario. Además, radiografías normales no excluyen lesión medular.

     La tabla de inmovilización pediátrica tiene un agujero a nivel occipital para que no se produzca una hiperflexión del cuello. En su defecto debemos colocar paños o sábanas desde los hombros hasta la región lumbar para sobreelevar el tronco del niño.

TRAUMATISMO TORACICO

     Es la 2ª causa de muerte tras los traumatismos craneales.

     Destacaremos los traumatismo torácicos con riesgo inminente de muerte que serían :

TRAUMATISMO ABDOMINAL

     Los traumatismos en esta región son frecuentes y multiorgánicos por la mayor concentración de órganos y elasticidad de la pared abdominal.

     Hay que tener cuidado con los traumatismo torácicos bajos ya que la espiración forzada del diafragma puede llegar al cuarto espacio intercostal.

     Los órganos más lesionados con el hígado, bazo y riñones.

     El tacto rectal es imprescindible y siempre debe preceder a la colocación de una sonda uretral.

TRAUMATISMO MUSCULOESQUELETICO

     Son frecuentes aunque no suelen asociarse a un mayor riesgo vital aunque debemos considerar de riesgo las fracturas de pelvis por la hemorragia profusa, las lesiones arteriales asociadas y el síndrome de aplastamiento (rabdomiolisis, mioglobinuria).