Protocolo de lavado gástrico
Novedades

Protocolo de lavado gástrico.

Autor: Enferurg.

 

OBJETIVO

Realizar de forma correcta el lavado gástrico en las intoxicaciones agudas.

 

MATERIAL

  • Sonda de Faucher, de un calibre de, al menos, 32 Fr.

  • Jeringa de 50 cc.

  • Embudo.

  • Lubricante.

  • Pinza o sistema de clampaje.

  • Guantes.

  • Agua tibia.

  • Carbón activado, si está indicado, y catártico.

  • Frascos de recogida de muestras para toxicología.

  • Pulsioxímetro.

  • Material para canalización de vía venosa periférica.

 

REQUISITOS PREVIOS

  • Informar al paciente de la técnica que se le va a realizar.

  • Canalización de vía periférica.

  • Recoger muestras sanguíneas para estudio toxicológico.

  • Verificar que no exista deterioro del nivel de conciencia.

  • Valorar colocación de pulsioxímetro y/o monitorización cardiaca.

  • Retirar prótesis dentales, si tuviera.

  • Calentar agua.

  • Preparar dilución de carbón activado siguiendo las instrucciones del fabricante.

  • Colocar al paciente en la posición correcta : decúbito lateral izquierdo y en Trendelemburg.

 

CONTRAINDICACIONES

  • Pacientes con bajo nivel de conciencia y/o riesgo de convulsiones, con la excepción de pacientes entubados.

  • Intoxicaciones con cáusticos, derivados del petróleo, espumógenos tensioactivos o cianuros, en el embarazo avanzado.

 

PROCEDIMIENTO

  • Seleccionar y preparar el material.

  • Lavado de manos y colocación de guantes.

  • Medir la longitud de la sonda que es necesario introducir.

  • Lubricar la porción distal de la sonda.

  • Comenzar a introducir por la cavidad oral, sin forzar, recomendando al paciente que trague para facilitar su avance. Es conveniente colocar el cuello en ligera flexión ventral.

  • Comprobar la ubicación de la sonda auscultando el epigastrio a la vez que se insufla aire con la jeringa de 50 cc.

  • Aspirar con la jeringa el mayor contenido gástrico posible, reservando una muestra para su posterior análisis toxicológico.

  • Introducir agua tibia en cantidad entre 150 y 300 ml.

  • Masajear suavemente el epigastrio para favorecer la dilución del tóxico con el líquido.

  • Vaciar el estómago colocando la porción proximal de la sonda por debajo del nivel del estómago o aspirando.

  • Observar la cantidad de líquido, se debe recuperar aproximadamente el mismo volumen que se introdujo.

  • Repetir esta acción hasta que el contenido salga claro o un máximo de 10 veces (un total de 3 l. de líquido, cantidades superiores pueden provocar una intoxicación hídrica).

  • Completar el lavado, si está indicado, con la administración de carbón activado y el catártico.

  • Clamplar la sonda en su porción proximal y retirar.