Cateterización intravenosa periférica
Novedades

Cateterización intravenosa periférica.

Autor: Enferurg.

 

OBJETIVO

          Canalizar una vena periférica para la administración de fluidoterapia y/o medicación con fines terapéuticos o diagnósticos.

 

MATERIAL

  • Palomita o catéter corto.

  • Compresor.

  • Gasas estériles.

  • Antiséptico. (povidona yodada).

  • Batea.

  • Jeringa estéril.

  • Solución parenteral o fármaco prescrito.

  • Guantes.

  • Material de sujeción (esparadrapo, etc).

  • Contenedor de residuos biopeligrosos.

 

PROCEDIMIENTO

  • Lavarse las manos.

  • Preparar el material.

  • Informar al paciente de la técnica que se va a realizar.

  • Colocar el compresor y seleccionar la vena teniendo en cuenta :

  • El tratamiento a administrar y la movilidad que se pueda permitir el paciente.

  • La reserva venosa, para lo cual se puncionarán las venas del antebrazo y cara dorsal de la mano, empezando por las distales.

  • Las disfunciones motoras y/o vasculares en las extremidades para evitar la canalización de vías en ellas, al igual que si han sido utilizadas previamente.

  • Que no se deben canalizar las venas de las extremidades inferiores, ocasiones excepcionales pueden hacer necesario recurrir a ellas).

  • Elegir un catéter de menor calibre que la vena, con objeto de permitir un flujo sanguíneo máximo alrededor del mismo.

  • Desinfectar la zona de punción, de forma circular de dentro hacia fuera, con povidona yodada.

  • Colocarse los guantes.

  • Proceder a la venopunción orientando la aguja en la dirección del flujo venoso :

  • Si se utiliza palomita :

  • Puncionar en el ángulo adecuado.

  • Comprobar que hay reflujo venoso.

  • Si se utiliza catéter corto :

  • Avanzar el catéter manteniendo estable la aguja o el fiador.

  • Deslizar el catéter sobre ella, hasta completar la canalización.

  • Retirar totalmente la aguja o el fiador.

  • Comprobar la correcta canalización de la vena y retirar el compresor.

  • Conectar el equipo de perfusión, abrir la llave de tres pasos y ajustar el ritmo de goteo.

  • Fijar la palomita o catéter corto con tira adhesiva a la zona de inserción, procediendo a la inmovilización de la zona, con férula, si fuera necesario.

  • Comprobar la correcta perfusión.

  • Recoger, limpiar y ordenar todo el material utilizado.

  • Registrar en la hoja de cuidados la técnica realizada.

  • Planificar los cuidados de mantenimiento de la vía.